Mini-resumen ¡Tráguese ese sapo!

Brian Tracy incide en los factores que determinan una administración eficaz del tiempo: decisión, disciplina y resolución. Detalla 21 pasos lógicos que te ayudarán a terminar con la postergación de las tareas importantes y a definir tus objetivos y metas globales.

1-Pon la mesa. 

Se trata de tener claros cuales son tus objetivos. Para ello, piensa en papel. Te permitirá evitar vaguedades. Sigue esta fórmula:

(1) Decide exactamente qué quieres.

(2) Escríbelo. 

(3) Establece una fecha tope para conseguir tu objetivo.

(4) Haz una lista de todo lo que piensas que vas a tener que hacer para lograr el objetivo.

(5) Organiza la lista como un plan.

(6) Actúa inmediatamente conforme al plan. 

(7) Decide hacer cada día algo que te acerque a tu objetivo principal.

2- Planifica cada día con antelación.

El mero acto de pensar y planificar desata tus poderes mentales, dispara tu creatividad y aumenta tus energías. Cada minuto ocupado en planificar te ahorra hasta diez minutos en la ejecución

Haz la lista diaria la noche anterior, al término del día de trabajo. Traslada todo lo que todavía no ha terminado a la lista del día siguiente y después agrega todo lo que tiene que hacer ese día.

Si hace la lista la noche antes, su subconsciente trabajará con esa lista toda la noche mientras duerme. Y con frecuencia te despertarás con grandes ideas e intuiciones.

Celebra cada tarea terminada durante el día, mejora la autoestima.

3-Aplica a todo la regla del 80/20.

El principio de Pareto nos viene a decir que de la lista de diez asuntos que tienes que hacer, dos de esos asuntos van a valer tanto o más que los otro ocho asuntos en conjunto. Y, con frecuencia, uno solo de los asuntos de una lista de tareas puede valer más que el conjunto de los otros nueve asuntos. Esta tarea es, siempre, el sapo que se debe tragar primero.

Comienza siempre por la tarea más importante y de mayor dificultad.

4.- Estudia las consecuencias.

Algo importante tiene, por definición, consecuencias potenciales a largo plazo. Lo que no es importante tiene poca o ninguna consecuencia potencial a largo plazo. Antes de empezar a hacer algo, siempre deberías preguntarte: «¿Cuáles son las consecuencias potenciales de hacer o no hacer esta tarea?».

5- Practica de forma recurrente el método ABCDE.

A- Tareas importantes que debes hacer sí o sí, con consecuencias reales. Puede haber A-1, A-2…La A1 es el sapo más grande.

B- Deberías hacerla pero sus consecuencias son leves.

C- Sería agradable hacerlo pero sus consecuencias son inexistentes.

D- Tarea delegable en otra persona

E- Se puede eliminar porque no tiene importancia alguna.

La regla es que no pases a la B si hay alguna A pendiente.

6- Centrarse en las áreas clave de resultados.

Identifica las áreas clave de resultados de tu trabajo. Haz una lista de tus responsabilidades y asegúrate de que las personas que estén por encima de ti, o en el mismo nivel o tus subordinados, estén de acuerdo con ello. Establece un objetivo y haz un plan para ser muy bueno en cada una de esas áreas.

7- Obedece la ley de eficiencia obligada.

La ley de eficiencia obligada dice que «nunca hay tiempo suficiente para hacer todo, pero siempre hay tiempo suficiente para hacer lo más importante». Esto significa que nunca te pondrás al día. Lo único que puedes esperar es estar al día en tus responsabilidades más importantes.

8- Prepárate muy bien antes de empezar.

Cuanto más despejada y limpia esté tu área de trabajo antes de que empieces, más fácil te resultará empezar y continuar.

9- Haz tus deberes.

Lee sobre tu especialidad por lo menos una hora cada día. Levántate un poco más temprano por la mañana y lee treinta o sesenta minutos sobre tu trabajo. Tienes que convertirte en una de las personas más conocedoras en lo que haces.

10-Refuerza tus talentos especiales.

Si te tocara la lotería o recibieras una cantidad enorme de dinero y pudieras elegir cualquier trabajo o parte de algún trabajo para toda la vida, ¿qué trabajo elegirías? ¿Qué tipo de preparación deberías plantearte para poder realizar de manera excelente ese trabajo?

11- Identifica los obstáculos clave.

La regla del 80/20 vale para los obstáculos que haya en tu vida y en tu trabajo. Esto significa que el 80 % de los obstáculos, son internos. Están dentro de ti, dentro de tus propias cualidades, capacidades, hábitos, disciplinas o competencias personales. Solo el 20 % de los factores limitantes son externos a ti y a tu organización.

12- Pon un ladrillo detrás de otro.

Una gran vida o una gran carrera se construye realizando una tarea a la vez. Rápido y bien, y después encarando la tarea siguiente.

13- Autopresión.

Se trata de trabajar como si contaras solo con un día para completar todas tus tareas más importantes antes de marcharte de vacaciones. Si te presionas, completas mejor más tareas.  La autoestima es «la buena fama de la que uno goza consigo mismo». Uno mismo construye o derriba la reputación de la que goza consigo mismo según lo que hace o deja de hacer.

14- Optimiza tus poderes personales.

La productividad, por regla general, empieza a decaer después de ocho o nueve horas de trabajo. Cuanto más cansado estés, peor trabajas y más errores cometes.

Aliméntate como se alimentaría un atleta de primera línea antes de una competición.

15- Motívate para la acción.

Controla tus pensamientos. Recuerda que te conviertes en aquello que piensas la mayor parte del tiempo. Asegúrate de pensar y hablar acerca de las cosas que quiere y no acerca de lo que no quiere.

Los psicólogos han determinado que el «optimismo» es la cualidad más importante que puede desarrollar para tener éxito profesional y ser feliz.

Parece que los optimistas tienen tres clases de comportamiento, todos aprendidos gracias a la práctica y a la repetición. Primero, los optimistas buscan el lado bueno de cada situación. En segundo lugar, siempre buscan lecciones valiosas en toda dificultad o revés. Creen que las dificultades llegan para instruir, no para obstruir. En tercer lugar, siempre buscan la solución de cualquier problema.

16- Practica la postergación creativa.

Decide postergar, encargar a otros, delegar y eliminar aquellas actividades que no contribuyen mucho a tu vida. La regla es que puedes tener tu tiempo y tu vida bajo control solo en la medida en que interrumpas las actividades de menos valor.

17- Haz primero la tarea más difícil.

Esta es una de las habilidades más difíciles y, sin embargo, una de las más importantes de la administración personal.

18-  Divide la tarea.

Para ello hay dos métodos muy extendidos:

Lonchas de jamón: tienes ante tí la tarea en detalle y vas haciendo loncha tras loncha.

Queso suizo: Ideal cuando se trata de una tarea larga. Dedícale un lapso específico de tiempo. Puedes emplear tan solo cinco o diez minutos, después de los cuales te detienes y pasas a otra cosa.

19- Crea lapsos amplios de tiempo

Planifica tu día por anticipado y programa específicamente un período de tiempo determinado para una tarea particular.

20- Desarrolla un sentido de urgencia.

Cuando uno está en el estado de flujo, que ha sido identificado y del cual se ha hablado durante siglos, funciona realmente en un plano más alto de claridad, creatividad y competencia. Es más sensible y está más alerta.
Una de las maneras de desencadenar este estado de flujo es desarrollando un «sentido de urgencia», algo que se caracteriza por un impulso y deseo interiores de terminar bien el trabajo y de hacerlo pronto. Este impulso interior es una clase de impaciencia que motiva a avanzar y continuar avanzando. El sentido de urgencia se parece mucho a competir consigo mismo. Cuando el sentido de urgencia está arraigado, desarrolla una «inclinación hacia la acción». Emprendes acciones en lugar de hablar continuamente de lo que tiene que hacer.
Desarrollar este ritmo exige que empieces a moverte y continúes moviéndote sin pausa.

21- Concéntrate en lo que estás haciendo.

Una vez que has decidido cuál es tu tarea número uno, cualquier otra cosa que hagas es una relativa pérdida de tiempo. Si te centras con claridad en tu tarea más importante y te concentras hasta que esté terminada en un 100 %, te conviertes en una persona superior. Serás más fuerte, más competente, más seguro y más feliz.
El libro de Brian Tracy está disponible en español en Kindle y en tapa blanda en Amazon.
Si prefieres la versión original también la tienes aquí.
Marian Horta

Elaborado por

Marian Horta

Ecommerce Manager & Experta en Mixología Digital

Suscríbete a la Newsletter solo con tu E-mail




Sin spam, solo contenido de calidad sobre Marketing Digital.