«El poder de los hábitos» Charles Duhigg

«El poder de los hábitos» es un libro sobre productividad escrito por Charles Duhigg que obtuvo el premio al mejor libro de negocios del año 2012, otorgado por el Financial Times y Goldman Sachs.

Un libro muy logrado en el que aprendemos a entender como se crean los hábitos y, sobre todo, como cambiar aquellos que no son positivos. En este miniresumen os cuento los puntos fundamentales.

El bucle del hábito

Los hábitos surgen porque el cerebro está intentando ahorrar esfuerzo y necesita mecanizar ciertos comportamientos para liberarse y estar disponible para otras tareas. Erradicar hábitos es prácticamente imposible, sin embargo, pueden sustituirse por otros. Para hacerlo es necesario desgranar su funcionamiento.

El bucle que conforma un hábito consta de señal, rutina y recompensa.

Señal: el detonante que le dice a nuestro cerebro que actúe de forma automática y cuál es el hábito a utilizar.

Rutina: que puede ser física, mental o emocional. Por ejemplo: comer algo de forma compulsiva.

Recompensa:  Sirve para que el cerebro valore si debe recordar este bucle concreto. En muchas ocasiones se acaba fusionando con la señal y se forma el hábito.

La regla de oro para cambiar los hábitos

Si usamos la misma señal y la misma recompensa podemos cambiar un hábito. 

Se trata de identificar las señales que provocan una rutina y es lo que se denomina como «Entrenamiento de la inversión del hábito». 

Consiste en detectar en qué situaciones se produce ese hábito y qué sentimos después  de éste (normalmente algún estímulo físico).

Con esto, necesitamos desarrollar una «respuesta competitiva» que sustituya la rutina negativa por una nueva que sea positiva.

La dificultad radica en que con frecuencia, no acabamos de entender las ansias que controlan nuestras conductas hasta que no nos dedicamos a observarlas.

Para que esta técnica funcione, de forma habitual se necesitan dos cosas:

  1. Convicción: Creer que puedes afrontar esa situación de estrés sin esa rutina (por ejemplo: fumar).
  2. Un grupo: La ayuda de otras personas puede ser crucial. Está demostrado que cuando nos comprometemos delante de otras personas las probabilidades de éxito se disparan. Además, te ayudará en momentos débiles.

A nivel empresarial, cuenta un ejemplo muy popular de como una señal puede crear un hábito de consumo.  A principios del siglo XX, Pepsodent era una marca de pasta de dientes que consiguió que las personas de Estados Unidos crearan un hábito nuevo: cepillarse los dientes. ¿Cómo? Incluyendo ácido cítrico en su pasta. Ese «sabor» provocaba un frescor y una sensación de boca limpia que el resto de la competencia no usaba, aunque sus pastas limpiaban igual, pero por ello, no conseguían despuntar. Esa señal/recompensa generó un hábito mundial.

Hábitos básicos y pequeños triunfos

Detectar este tipo de hábitos es muy valioso porque cambiarlos desencadena un efecto cascada que puede ser transformador para personas y empresas.

Identificar los hábitos básicos relacionados con la autoconfianza y la autonomía por ejemplo, generar pequeños triunfos a nivel personal o profesional. Ese primer pequeño triunfo es la base de cultivo para un segundo y ese para un tercero y es la forma ideal de generar procesos de transformación exitosos.

Un ejemplo es el caso de Startbucks y su CEO Howard Schultz, que trabajando la autonomía de su equipo consiguió que se generaran hábitos básicos que desencadenaron el éxito de una gran compañía.

En su experiencia personal, el autor de este libro descubrió que la galleta que necesitaba comerse todos los días sobre las 3 de la tarde, era un hábito creado a raiz de tener la necesidad de hacer un descanso en el trabajo. Duhigg lo sustituyó por una breve charla con amigos.

«El poder de los hábitos» está disponible en Amazon en español.

 

 

Marian Horta

Elaborado por

Marian Horta

Ecommerce Manager & Experta en Mixología Digital

Suscríbete a la Newsletter solo con tu E-mail




Sin spam, solo contenido de calidad sobre Marketing Digital.